Silencio ante Dios

pero ahora lo único que podía hacer era permanecer quieto y callado, consintiendo que la voz de su Dios llegara hasta él envuelta en el silencio”

Dolores Aleixandre

Quieto para que tú me muevas.

Callado para que tu voz resuene en mis entrañas.

En silencio para ser música y alabanza en tu Palabra.

 

(Desierto de Atacama, Chile)

 

2 comentarios en «Silencio ante Dios»

  1. Hola que tal gracias por tu aportación.Muy bonito y profundo.Es bueno estar quietos,callados y en silencio para prestarnos a Dios y que Él nos trabaje por dentro para ser mejores cristianos y así poder ayudar mejor a nuestro projimo.
    Cuidate.
    Un saludo.

Deja una respuesta