Silencio IV

Uno nace verdaderamente a la amplitud de la existencia cuando deja de ser su necesidad, cuando el yo se disuelve en una calma que llega tras haberse batido contra aquella enfermedad del moderno “no poder morir” de la que habló Kierkegaard.

tumba borges

 

Deja una respuesta