Silencio y soledad

Solo quien es capaz de soledad puede estar de veras con los demás. El silencio de quien se recoge es un silencio metodológico -literalmente, “de un camino”- que busca ver mejor. Afinar los sentidos, básicamente abrirlos; estar en vigilia; hacer como si los ojos fuesen oídos, y los oídos los ojos. ¿Es ésta una actitud estéril, inferior a las ilusiones de la autorrealización?

José María Esquirol

IMG_2384

Deja una respuesta