He pecado, me arrepiento

“Conozco tus obras; dicen que tienes vida, pero estás muerto. Despiértate y reanima aquello que está a punto de morir, pues tus obras son insuficientes a la luz de Dios.
Recuerda cómo recibiste y oíste mi Palabra: guárdala y arrepiéntete. Porque, si no te mantienes despierto, vendré sobre ti como un ladrón, sin que sepas la hora te sorprenderé.” (Apocalipsis 3, 1-3)