Cuaresma, tiempo enfocar

Impresiona ver a tantos millones de personas preocupadas por Japón. Es una alegría ver como nos movilizamos para rezar y nos solidarizamos con el dolor de otros pueblos, es reconfortante ver como se vuelcan ayudas y como se acepta con fe y esperanza el sufrimiento. En todas partes se habla de Japón, en las noticias, en Twitter y Facebook, en mi comunidad, en la universidad… pero hoy algo me ha hecho cambiar el foco te atención, una persona muy querida para mí, sin quererlo a través de su blog me ha recordado que Cuaresma es tiempo de conversión al amor, y que el amor empieza en lo pequeño y cercano. Siento la llamada a atender ya de una vez al prójimo más cercano que con mi indiferencia he convertido en lejano. Es tiempo de enfocar.