No tomes por ejemplo al hombre por santo que sea. Imita sólo a Cristo

Nunca tomes por ejemplo al hombre en lo que hubieres de hacer, por santo que sea, porque te pondrá el demonio delante sus imperfecciones; sino imita a Cristo, que es sumamente perfecto y sumamente santo, y nunca errarás. San Juan de la Cruz