Jesús, el consagrado, la fuente que inspira nuestra entrega

Cristianismo, Meditación 7 Comentarios »
29672 visitas

Isaías 53
El antiguo testamento anunciaba con impresionante claridad el camino que Dios iba a utilizar para salvarnos. Quien ha conocido la Pasión del Señor entiende todo el significado que se revela en esta parte de las Sagradas Escrituras.
En este pasaje, el siervo de Dios es un «objeto de desprecio», que atrae como un imán toda la malicia de los demás para transformarla en sufrimiento. Pero he aquí que este hombre aparentemente rechazado es de hecho el enviado de Dios, alguien que realiza en la tierra el designio divino de salvación. Si «el Señor no impidió que el sufrimiento lo triturara», es para exaltarlo a la vista de todos, para que todos vean en él la imagen de lo que Dios es: el que reconcilia consigo a quienes lo rechazan cargando con las consecuencias de sus infidelidades.



Cristo pobre, despojado de sí mismo,
Cristo casto, entregado en alma y cuerpo,
Cristo obediente hasta dar la vida, hasta la muerte, y una muerte de cruz.

“Tú Señor eres la fuente e inspiración de todos los que nos hemos consagrado a ti”



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , , , ,