Tolerancia cero, La cruzada de Benedicto XVI contra la pederastia en la Iglesia

Buenos Libros, Cristianismo No hay comentarios »
25967 visitas

Recientemente se ha publicado en España el libro: “Tolerancia cero. La cruzada de Benedicto XVI contra la pederastia en la Iglesia“, una obra de Juan Rubio Fernández. Este es el prólogo del libro, que sin duda merece la pena leer por la calidad de sus análisis y la gran experiencia y profesionalidad periodística del autor:

Las razones de este libro

Este libro nació como fruto de un agrio disgusto que me dejó un mal sabor de boca y un sentimiento de impotencia tras una tertulia con varios amigos. Compartíamos mesa y mantel. La velada se iba alargando, conversando sobre temas de actualidad de los que cada uno opinaba, preguntaba, callaba o simplemente vociferaba con tópicos sin argumento y con generalizaciones comunes: el paro, la crisis económica, el desmantelamiento del concepto de nación, la marcha ascendente de la Selección Española de Fútbol, los casos de corrupción, la justicia, la memoria histórica, etc. Un tema enlazaba con otro en una sarta de desvaríos en sus argumentos, adobados de tópicos. Eran eslabones de esa cadena que con tanta frecuencia rodea el cuello de los españoles, tan acostumbrados al diálogo de sordos. No era extraño que el tema de la Iglesia saliera a la palestra con su retahíla de temas colaterales y viejos que yo creía más maduros en sus planteamientos. Lugares comunes, citas clásicas, argumento aburridos: el estado laico o la sociedad laicista, la enseñanza religiosa en los colegios, la presencia del
ejército en las procesiones religiosas, los símbolos del cristianismo.
Y no podía faltar el tema estrella, la pederastia del clero y la complicidad del Vaticano y del mismo Papa en los casos de abusos sexuales por parte de algunos clérigos. Arreciaban las noticias esos días con algún que otro caso en Alemania e Irlanda. No había manera de meter baza, de empezar clarificando y responder a las preguntas que lanzaban en una auténtica lapidación, sabedores como eran de mi condición sacerdotal y mi trabajo periodístico. No había momento ni tiempo para la respuesta. Las soluciones salían de sus bocas como volcán en erupción: suprimir el celibato, admitir a las mujeres al sacerdocio, condenas sin juicio legal, cárcel. Hubo incluso hasta quien quería que la pena de muerte se volviera a implantar. Alguno más jocoso sugería mutilaciones físicas. Estaba horrorizado al ver y escuchar a gentes tan cultas, tan razonables en sus trabajos y tan tolerantes, tan good looking, que sacaban lo peor de sí mismos cuando se trataba de hablar de un clérigo o de algún asunto que afectara a la Iglesia. Lapidación de la sotana.
Continuar leyendo (pdf)



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , , ,

Santiago Agrelo, obispo de Tánger. Pederastia y persecución

Cristianismo, Meditación 7 Comentarios »
26450 visitas

Carta del Obispo de Tánger sobre los ataques del laicismo a la Iglesia, que la acusa de pederastia:

“En medio” colocaron a la adúltera sus acusadores. “En medio” se quedó la mujer cuando los acusadores, uno a uno, se escabulleron, dejándola sola con Jesús. “En medio” pusieron a la mujer, pero a quien pretendían comprometer y acusar, a quien de verdad querían poner en medio, era a Jesús (Cfr. Jn 8,1-11).

Hoy, letrados y fariseos han colocado “en medio” al monstruo, al clérigo sorprendido en flagrante delito de pederastia, y no lo han llevado al tribunal competente para juzgarlo conforme a justicia, sino que se lo han llevado a su madre, a la Iglesia, lo han tirado como basura a sus pies, para ponerla “en medio” a ella, para avergonzarla a ella, para comprometerla y condenarla a ella.

Letrados y fariseos, gente estéril, senos que nunca han conocido la vida ni la ternura, pretenden que una madre condene a su hijo: si no lo condena, no es justa; si lo condena, no es madre.

Letrados y fariseos, arrogantes, soberbios e hipócritas, insisten en preguntar a la madre: “Tú, ¿qué dices?” Preguntan como si ellos fuesen inocentes del crimen que fingen perseguir. Y se lo pregunta a ella, a la Iglesia que, como supo y como pudo, ha intentado siempre educar en el amor y en la virtud a sus hijos. Se lo preguntan a la madre los mismos que han destruido a su hijo: los profetas de la revolución sexual, los que instigan a los niños a masturbarse, los mercaderes de pornografía, los expertos del turismo sexual, los que consideran la prostitución un trabajo y la castidad una aberración.

Hoy la Iglesia, como ayer Jesús, encara a los acusadores con la realidad de sus propias vidas: “El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra”.

Hoy como ayer, la Iglesia como Jesús, habrá de inclinarse para cargar con el peso de sus hijos, con la culpa de sus hijos, con la muerte de sus hijos. Cuando se incorpore, allí, “en medio”, estarán solos ella y sus hijos, con un dolor sin palabras y un amor sin medida.

+ Fr. Santiago Agrelo
Arzobispo de Tánger

Via Arsuaga Blog



Escrito por Daniel Pajuelo Vázquez Bio de  Daniel Pajuelo VázquezEntradas escritas por Daniel Pajuelo Vázquez

Etiquetas: , , , ,