Sabiduría de un pobre

Francisco escuchó una voz que le hablaba al corazón:”Aprende, ya que yo soy Dios, y deja para siempre de turbarte…Soy yo el que te ha llamado. Soy yo el que guarda el rebaño y lo apacienta, Yo soy el señor y el pastor. Es cosa mía. No te asustes más” “¡Dios, Dios!”, dijo despacito Francisco, “eres protector. Eres guardían y defensor. Grande y admirable. Tú eres nuestra suficiencia. Amén. Aleluya.
Eloi Leclerc, La sadicuría de un pobre”

El beso al leproso. Francisco y los pobres

Cabalgaba un día por la llanura de Asís cuando le salió al camino un leproso. Era el momento de dar a Cristo la prueba decisiva de su disponibilidad para «conocer su voluntad». Haciéndose enorme violencia, apeóse del caballo, puso la limosna en la mano del leproso y se la besó; el leproso, a su vez, apretó contra sus labios la mano del bienhechor. Montando otra vez, Francisco prosiguió su camino con el alma llena de un sabor desconocido, llena de gozosa expansión
Pocos días después busca él mismo la experiencia dirigiéndose al lazareto, probablemente el de San Lázaro de Arce, situado a tres kilómetros de Asís. Va bien provisto de dinero. Reuniendo a todos los leprosos, da a cada uno su limosna besándoles la mano. Celano añade: «la mano y la boca»; es Francisco una perfecta copia de Cristo crucificado: «Lo hacía ya por Cristo crucificado, quien, según el profeta, apareció despreciable como un leproso».
El Cristo se le ha revelado por fin en el pobre más pobre de la Edad Media. Desde ahora irá a encontrarse gustosamente con Él en los hermanos cristianos.

El cardenal Jorge Marío Bergoglio besa los pies de un niño enfermo de SIDA