Tu morada

el rabí baruj llegó a aquella frase del salmo que dice: “no daré sueño a mis ojos ni reposo a mis párpados hasta que encuentre un lugar para el Señor” (Salmo 132). Entonces se detuvo y dijo para sí: “hasta que me haya encontrado a mi mismo y haya hecho de mí un lugar preparado para el descendimiento de la divina Presencia”
Martin Buber

Doisneau_-Concierge-rue-Jacob

Deja una respuesta