Llega el verano. Descansar en Cristo

Muchos andan oprimidos por el peso de las responsabilidades, el stress de los horarios, la tensión en las relaciones, las facturas… pero llegan las vacaciones. Algunos salen del puesto de trabajo huyendo, exprimen sus ahorros para poder escapar lo más lejos posible de su ciudad, quieren desconectar de su mundo, anhelan el descanso. Pero por desgracia, de esta manera, el descanso no siempre llega, porque las frustraciones, las tensiones, la culpa, la soledad van dentro de uno mismo. Sólo encuentra descanso el que lo busca en Cristo. Este verano acude a él.

“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso” (Mt 11,28-29)


¿Cómo acudes tú a Cristo en verano? Os invito a compartir vuestra experiencia, puede hacer mucho bien a otros.

Un comentario en «Llega el verano. Descansar en Cristo»

Deja una respuesta