Mi brazo en tu hombro

Esto es lo que dice el crucificado: si te va bien, es que he puesto mi brazo derecho en tu hombro. Pero si te va mal, entonces te rodearé con mi brazo izquierdo y estarás más cerca de mi corazón

de Matilde de Magdeburgo, una de las tres grandes místicas de la abadía cirtesciense de Helfa, evocando el sueño del Crucificado que tuvo San Bernardo.