Jesús de Teresa

Sin categoría Dejar un comentario
5600 visitas

Yo viendo aquél cuerpo llagado que parecía reprochar mi tibieza, arranqué a llorar, sinceramente arrepentida. Y entendí entonces que quería acompañarlo en su agonía de Getsemaní, limpiar su rostro sudoroso de sangre y seguirlo hasta casa de Anás, de Caifás, de Herodes y de Pilatos, y padecer con Él los azotes en la columna, y sufrir las desgarraduras de aquella corona de espinas que se clavaba en sus sienes, y cargar sobre mis hombros el madero, y acompañarlo hasta la cima del Calvario, para que allí quedasen crucificadas todas mis vanidades.

JMP, El castillo de diamante

avila_cristo



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo






Leave a Reply

Nano Crespo
 
A %d blogueros les gusta esto: