Anhelo

De la escritora y teóloga Lucinda M.Vardey conmueve el tono bajo de la voz, la elegancia sobria en el vestir y sobre todo la mirada mansa y aguda, suspendida entre el cielo y la tierra. Su vida está y continua estando dedicada al cambio y la renovación interior, desde que, mujer de negocios con éxito, jefa de una empresa multinacional, decide cambiar de vida: “había una parte de mi que anhelaba la inmovilidad, la soledad, el silencio “explica con naturalidad. “Así que decidí vender mi empresa e ir a estudiar a Oriente.”

Elena Buia Rutt

Deja una respuesta