Aspirar a Dios II

Sin categoría No hay comentarios »
8802 visitas

Si quieres saber cómo se realizan estas cosas pregunta a la gracia, no al saber humano; pregunta al deseo, no al entendimiento; pregunta al gemido expresado en la oración, no al estudio y la lectura; pregunta al Esposo, no al Maestro; pregunta a Dios, no al hombre; pregunta a la oscuridad, no a la claridad; no a la luz, sino al fuego que abrasa totalmente y que transporta hacia Dios con unción suavísima y ardentísimos afectos

San Buenaventura

Vanessa Winship



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Aspirar a Dios I

Sin categoría No hay comentarios »
8782 visitas

Para que este paso sea perfecto, hay que abandonar toda especulación de orden intelectual y concentrar en Dios la totalidad de nuestras aspiraciones. Esto es algo misterioso y secretísimo, que sólo puede conocer aquel que lo recibe, y nadie lo recibe sino el que lo desea, y no lo desea sino aquel a quien inflama en lo más íntimo el fuego del Espíritu Santo, que Cristo envió a la tierra. Por esto, dice el Apóstol que esta sabiduría misteriosa es revelada por el Espíritu Santo.

San Buenaventura



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Dar y recibir

Sin categoría No hay comentarios »
8827 visitas

¿Cómo somos nosotros, que, cuando Dios nos da, queremos recibir y, cuando nos pide, no le queremos dar? Porque, cuando un pobre pasa hambre, es Cristo quien pasa necesidad, como dijo él mismo: Tuve hambre, y no me disteis de comer. No apartes, pues, tu mirada de la miseria de los pobres, si quieres esperar confiado el perdón de los pecados. Ahora, hermanos, Cristo pasa hambre, es él quien se digna padecer hambre y sed en la persona de todos los pobres; y lo que reciba aquí en la tierra lo devolverá luego en el cielo.

Cesáreo de Arlés

2009-8-25  01-33-51



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Búsqueda y deseo

Sin categoría 1 Comentario »
8881 visitas

Primero lo buscó, sin encontrarlo; perseveró luego en la búsqueda, y así fue como lo encontró; con la dilación, iba aumentando su deseo, y este deseo aumentado le valió hallar lo que buscaba. Los santos deseos, en efecto, aumentan con la dilación. Si la dilación los enfría, es porque no son o no eran verdaderos deseos. Todo aquel que ha sido capaz de llegar a la verdad es porque ha sentido la fuerza de este amor. Por esto dice David: Mi alma tiene sed de Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios? Idénticos sentimientos expresa la Iglesia cuando dice, en el Cantar de los cantares: Estoy enferma de amor; y también: Mi alma se derrite.

Gregorio Magno

tumblr_mv173ujDKY1r1in4vo1_500



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Descanso en Dios

Sin categoría No hay comentarios »
8901 visitas

Hay un estado de descanso en Dios en el que, haciendo del porvenir asunto de la voluntad divina, se abandona uno enteramente a su destino. He experimentado ese estado hace poco, como consecuencia de una experiencia que, sobrepasando todas mis fuerzas, consumió totalmente mis energías espirituales y me sustrajo a toda posibilidad de acción. No es la detención de la actividad que sigue a la falta de impulso vital. El descanso en Dios es algo completamente nuevo e irreductible. Antes era el silencio de la muerte. Ahora es un sentimiento de íntima seguridad, de liberación de todo lo que la acción entraña de doloroso, de obligación y de responsabilidad. Cuando me abandono a este sentimiento, me invade una vida nueva que, poco a poco, comienza a colmarme y -sin ninguna presión por parte de mi voluntad- a impulsarme hacia nuevas realizaciones.

Edith Stein, Santa Benedicta de la Cruz

07.31



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Tu morada

Sin categoría No hay comentarios »
8877 visitas

el rabí baruj llegó a aquella frase del salmo que dice: “no daré sueño a mis ojos ni reposo a mis párpados hasta que encuentre un lugar para el Señor” (Salmo 132). Entonces se detuvo y dijo para sí: “hasta que me haya encontrado a mi mismo y haya hecho de mí un lugar preparado para el descendimiento de la divina Presencia”
Martin Buber

Doisneau_-Concierge-rue-Jacob



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Tu presencia

Sin categoría No hay comentarios »
8898 visitas

Qué quieto está ahora el mundo. Y tú, Dios mío,
qué cerca estás. Podría hasta tocarte.
Y hasta reconocerte en cualquier parte
de la tierra. Podría decir: río,
y nombrar a tu sangre. En el vacío
de esta tarde, decir: Dios, y encontrarte
en esas nubes. ¡Oh, Señor, hablarte,
y responderme Tú en el verso mío!
Porque estás tan en todo, y yo lo siento,
que, más que nunca, en la quietud del día
se evidencian tus manos y tu acento.
Diría muerte, ahora, y no se oiría
mi voz. Eternidad, repetiría
la antigua y musical lengua del viento.

José García Nieto

Abbas-Kiarostami-ABBAS-KI-008



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Vida eterna

Sin categoría No hay comentarios »
8897 visitas

El maestro Eckhart escribe: Percibo algo en mi que brilla en mi espíritu; me doy cuenta que es algo, pero qué es no lo puedo entender; aunque me parece que si pudiera captarlo, comprendería toda la verdad”

Entonces le dijo otra autoridad: “Anda, persíguelo. Porque si lo puedieras captar, tendrías la esencia de toda bondad y la vida eterna”.

También hablaba en este sentido San Agustín al decir: “Percibo algo en mí que brilla y resplandece en mi alma; si llegara a su plenitud y a ser constante, sería la vida eterna.”

 

aa nb



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Abre tu casa a Cristo

Sin categoría 1 Comentario »
9030 visitas

Abre tu casa donde Cristo encuentre alojamiento. Di: “Esta es la habitación de Cristo. Esta es la mansión que le está reservada”. Aunque sea muy sencilla, no la va a desdeñar. Cristo está desnudo, extranjero. No le hace falta más que un techo. Por lo menos, dale esto; no seas cruel e inhumano. Tú, que muestras tanto deseo por los bienes materiales, no te quedes frío ante las riquezas del espíritu… Para tu coche tienes un local, ¿y no tendrás ninguno para Cristo vagabundo? Abraham recibió a los huéspedes allí donde él vivía (Génesis 18). Su mujer les trató como si fuera la sirvienta, y ellos, los amos. Ni el uno ni la otra sabían que recibían a Cristo, que acogían a ángeles. Si lo hubieran sabido, se hubieran despojado de todo. Nosotros, que sabemos reconocer a Cristo, mostremos aún más prisa que ellos que creían recibir sólo a unos hombres.

San Juan Crisóstomo.

At-School-Doors-Nikolay-Bogdanov-Belsky-1897



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Pregunta

Sin categoría No hay comentarios »
9002 visitas

Para que este paso sea perfecto, hay que abandonar toda especulación de orden intelectual y concentrar en Dios la totalidad de nuestras aspiraciones. Esto es algo misterioso y secretísimo, que sólo puede conocer aquel que lo recibe, y nadie lo recibe sino el que lo desea, y no lo desea sino aquel a quien inflama en lo más íntimo el fuego del Espíritu Santo, que Cristo envió a la tierra. Por esto, dice el Apóstol que esta sabiduría misteriosa es revelada por el Espíritu Santo.

Si quieres saber cómo se realizan estas cosas pregunta a la gracia, no al saber humano; pregunta al deseo, no al entendimiento; pregunta al gemido expresado en la oración, no al estudio y la lectura; pregunta al Esposo, no al Maestro; pregunta a Dios, no al hombre; pregunta a la oscuridad, no a la claridad; no a la luz, sino al fuego que abrasa totalmente y que transporta hacia Dios con unción suavísima y ardentísimos afectos.

San Buenaventura

DI009813_700



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Llegada

Sin categoría No hay comentarios »
9003 visitas

Que cuando venga encuentre, pues, tu puerta abierta, ábrele tu alma, extiende el interior de tu mente para que pueda contemplar en ella riquezas de rectitud, tesoros de paz, suavidad de gracia. Dilata tu corazón, sal al encuentro del sol de la luz eterna que alumbra a todo hombre. Esta luz verdadera brilla para todos, pero el que cierra sus ventanas se priva a sí mismo de la luz eterna. También tú, si cierras la puerta de tu alma, dejas afuera a Cristo. Aunque tiene poder para entrar, no quiere, sin embargo, ser inoportuno, no quiere obligar a la fuerza.
San Ambrosio

 índice



Escrito por Nano Crespo Bio de  Nano CrespoEntradas escritas por Nano Crespo


Llena de Gracia

Sin categoría 1 Comentario »
14313 visitas

-Miriàm, ¿sabes lo que es la gracia?

-No con precisión, contesté.

-No es una andadura atrayente, no es el porte elevado de algunas de nuestras mujeres más destacadas. Es la fuerza sobrehumana de afrontar el mundo solos sin esfuerzo, retarlo a duelo por entero sin despeinarnos tan siquiera. No es femenino, es una dote de profetas. Es un don y tú lo has recibido. Quien lo posee está emancipado de todo temor. Lo vi en ti la noche del encuentro y desde entonces lo llevas encima. Tú eres llena de gracia. A tu alrededor hay una barrera de gracia, una fortaleza. Tú la esparces, Miriàm, incluso sobre mí.

Eran de las palabras que se merecen abrazos. Permanecimos tumbados sin caricia alguna. Lo pensé un poco y contesté en broma.

-Tú estás enamorado perdido, Iosef.

En el nombre de la madre, Erri de Luca.

en-el-nombre-de-la-madre



Escrito por Paco Sales Casanova Bio de  Paco Sales CasanovaEntradas escritas por Paco Sales Casanova