De película II: pura vida.

La solidaridad hecha vida.
Pura solidaridad de los montañeros que unen sus fuerzas para rescatar a Iñaki Ochoa, a 7.800 metros, en el Annapurna, que estaba enfermo de
muerte.
Don, un montañero que ya había abandonado la cumbre y estaba descansando en Katmandú, justifica así el haber respondido sin dudar a la llamada de volver a subir y participar en el rescate:

“¿Qué haríamos sin amor? Ya nos dió el ejemplo Jesús:
no hay amor más grande que el que dar la vida por los amigos.”

 

Un comentario en «De película II: pura vida.»

  1. Hola que tal gracias por tu aportación.Muy bonito y profundo.Y tanto que si hemos de hacer caso de las palabras de Jesús es lo que nos hace felices.
    Cuidate.
    Un saludo.

Deja una respuesta