Leer el evangelio

leamos el evangelio como quien lo lee por primera vez. Como los niños llenos de confianza y que no piden explicaciones; como los ignorantes, que no tienen objeciones que poner; como los amantes, que desean cumplir hasta el deseo más pequeño de aquel a quien aman”

M. Delbrel

Deja una respuesta