Sábado santo

Entramos y yo me quedé muda viendo la iglesia, toda a oscuras, con las imágenes tapadas con telas negras, Cristo oculto… apenas unas velas y la gente rezando en vigilia ¡no está! me dije sin poder reaccionar…” Una desbrozadora del evangelio.

Parece que no estás, Amor del amor,  y es tu presencia ausente la que hacer arder mi ser con sed de ti.
1. sabado santo

 

 

 

 

Un comentario en «Sábado santo»

Deja una respuesta