De libros: el último cortejo, II, ¿A quién perteneces?

Pero una pregunta final cerraba el largo discurso, una pregunta que lo obsesiona desde entonces:”¿A quién perteneces, Alejandro?” Olimpia, su propia madre, la ha formulado en boca del mensajero; esas palabras resuenan en su cabeza. Se da cuenta que es incapaz de responder: ¿A quién pertenece? ¿A Macedonia, por la que incendió Persépolis cuando en realidad no quería hacerlo? ¿O al reino aqueménida, cuyas insignias luce ahora?¿A quién?La preguna lo tortura a tal punto que lo hace tambalearse”
Laurent Gaudé

Deja una respuesta