Encarnación y silencio III

El activismo nos lleva a movernos continuamente, nos impide estar tranquilos, escuchar el silencio  a través del cual el Señor se nos comunica con su voz discreta. María, en la Anunciación, estaba absolutamente recogida y por eso abierta a la escucha de Dios. En ella no hay ningún obstáculo, ningún filtro que la separe de Dios. Ese es el significado de su ser Inmaculada, sin pecado original.”

Benedicto XVI, homenaje a la Inmaculada, Roma 8 diciembre 2012

Shissssss

Deja una respuesta