Escondido para el mundo

Cristianismo, Testimonio de vida Dejar un comentario
8724 visitas

Si tuviéramos que contar la cantidad de artículos que se han escrito esta semana sobre la dimisión del Papa Benedicto XVI, tendríamos que estar un buen rato y aún así, seguro que se nos escaparían muchos.
Todos hemos podido leer toda clase de opiniones, comentarios, críticas, acciones de gracias, reconocimientos,absurdeces, etc.

Pero sin duda, uno de los que a mí personalmente más me ha gustado y llamado la atención, ha sido el de Alfonso Crespo, un sacerdote diocesano de Málaga, que a parte de ser buena persona, es un profesor estupendo de Teología Espiritual.
Un breve artículo, pero como se suele decir, si breve dos veces bueno.

La nueva presencia de Benedicto XVI

En un encuentro entrañable del Papa Benedicto XVI con el clero de su diócesis, sacerdotes y seminaristas, el obispo de Roma se despedía de ellos con estas hermosas palabras: “Aunque me retiro ahora, en la oración estoy siempre cercano a todos vosotros y estoy seguro de que también todos vosotros estaréis cercanos a mí, aunque permaneceré escondido para el mundo”.

A todos nos ha conmocionado la renuncia del Papa al ejercicio del ministerio de Pedro. Incluso, hemos podido emitir juicios fáciles y comparativos con el trayecto final de su inmediato antecesor, el venerado Juan Pablo II, que murió prácticamente ante los ojos de todos, afirmando que a pesar de su grave enfermedad y deterioro final no quiso “bajarse de la cruz”. Quizás él también se planteó la renuncia. Y su conciencia, “ese sagrario donde Dios nos habla”, le invitó a continuar. Pero ¿podemos decir, como se ha dicho por algunos medios de comunicación, que Joseph Ratzinger se haya bajado de la cruz? Creo que no. Es mejor decir que la ha abrazado, más si cabe, de forma diferente: encierra gran valentía el reconocimiento de la propia limitación, saber que no todo depende de nosotros y que la Iglesia depende de la mano del Único Pastor. La decisión de Benedicto XVI es una llamada, “en el sagrario íntimo de la conciencia y con plena libertad”, al realismo, que invita a asumir la propia condición, y a buscar, en consecuencia, no el propio bien, sino el bien de la Iglesia. La decisión del Papa es una clara lección de sana humanidad para ostentar el cargo como servicio. Con su renuncia, Benedicto XVI ha mostrado una encomiable grandeza de ánimo y un gran amor a la Iglesia. No es tiempo de comparaciones sino de agradecimientos: dar gracias a Dios por los dos últimos Papas, tan distintos pero a la vez tan complementarios. No se puede comprender del todo a Juan Pablo II sin su fiel colaborador Joseph Ratzinger; ni comprender a Benedicto XVI sin la gran herencia postconciliar que le dejo su antecesor y que él ha gestionado con sabiduría, abriendo horizontes nuevos: sus enseñanzas son cartas de ruta para navegar el nuevo milenio.

El pontificado de Benedicto XVI -un “humilde trabajador en la viña del Señor”, como se autodefinió en el balcón central de la basílica de San Pedro el día de su elección papal- recibido por muchos con escepticismo y reticencias, ha sido luminoso y fecundo desde el punto de vista doctrinal. El sólido pensamiento filosófico y teológico de Joseph Ratzinger constituye la base de un rico magisterio que queda como su mejor legado. Buen conocedor de la filosofía y teología contemporáneas, publicó en 1968, año mítico de rupturas y convulsiones en el mundo y en la Iglesia, un libro, “Introducción al cristianismo”, que es clave para conocer su síntesis intelectual. El profesor Ratzinger subrayaba el núcleo más íntimo de la fe cristiana: la experiencia de que Dios, revelado en Cristo, es amor, un amor incondicional que llama al hombre a una amistad desde la que la vida humana tiene sentido y alcanza plenitud. Frente a la disyuntiva que postulaba la modernidad: razón o fe, tradición o renovación; el teólogo Ratzinger siempre ha defendido una conjunción integradora: fe y razón, tradición y renovación. Y lo ha sabido hacer desde la amabilidad de un trabajo teológico que no ha rehuido la confrontación y el diálogo fecundo con otros ámbitos del saber humano. Es una anécdota que su primera cita, en su primera encíclica, sea de un filósofo paisano, Nietzsche, vocero de la muerte del Dios.

Benedicto XVI se ha mostrado como un hombre capaz de dialogar con todo el mundo (ateos, agnósticos, hombres de ciencia y saber, responsables de la política y la economía, jóvenes y adultos). Como afirmó en la homilía de apertura de su pontificado, su empeño no ha sido otro sino mostrar que “Dios no es enemigo del hombre; que no quita nada de lo que hace verdaderamente hermosa la existencia humana, y que, antes al contrario, cuando eclipsamos a Dios con otros falsos ídolos, la vida humana pierde valor”. ¿No es este, quizás, el drama de la fe cansada de Europa?

Si tuviese que escoger un párrafo de su rico magisterio, que sintetizara su fuerza pedagógica y la profunda sencillez de sus enseñanzas, acudiría a este: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva… Y puesto que es Dios quien nos ha amado primero (cf. 1 Jn 4,10), ahora el amor ya no es sólo un “mandamiento”, sino la respuesta al don del amor, con el cual Dios viene a nuestro encuentro» (Deus caritas est, 1). Este párrafo de su primera encíclica, es recogido en su último mensaje de Cuaresma -una maravillosa página sobre la vida teologal- comentando el versículo de San Juan: «Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él» (1 Jn 4,16). Este texto emblemático de Benedicto XVI marca una vena orientadora para la reflexión teológica y para la práctica pastoral de la Iglesia que busca cartas de ruta para evangelizar el mundo poliédrico que navega, en plena tormenta, en el océano virtual del siglo XXI.

Benedicto XVI ha decidido dejar paso a otro obispo de Roma que, con más fuerzas y dinamismo, pueda llevar adelante el ministerio petrino. Pero no se va. No se baja de la Cruz sino que la abraza “en lo escondido”, sacando así a luz una de sus identidades más desconocidas: su honda vena mística. Ahora, el discípulo de San Agustín y San Buenaventura, el experto en Santo Tomás y perito navegador por los Padres de la Iglesia, desembarca en “otra orilla”, de la mano de la mejor mística. Ahora es San Juan de la Cruz quien le dice: bienvenido a la “interior bodega” donde se goza “de la noche sosegada, de la música callada, de la soledad sonora, de la cena que recrea y enamora, en diálogo íntimo y secreto con el Amado”.

No es ausencia, es otra forma de presencia. Desde esta clave entendemos mejor sus palabras de despedida: “Aunque me retiro ahora, en la oración estoy siempre cercano a todos vosotros y estoy seguro de que también todos vosotros estaréis cercanos a mí, aunque permaneceré escondido para el mundo”. El Papa ha renunciado al Pontificado para seguir sirviendo a la Iglesia, como ha hecho toda su vida, ahora desde la oración y el silencio. Hagamos eco en nuestro corazón a sus palabras de despedida a los sacerdotes y seminaristas de su diócesis: “Esperemos que el Señor nos ayude. Yo, retirado en mi oración, estaré siempre con vosotros, y juntos vayamos adelante con el Señor, en la certidumbre de que vence el Señor. Gracias”. Gracias a ti, Papa Benedicto.
Alfonso Crespo Hidalgo.



Escrito por María Arias Cabello Bio de  María Arias CabelloEntradas escritas por María Arias Cabello






Leave a Reply

María Arias Cabello
 
A %d blogueros les gusta esto: